LA LEYENDA DE LA ESFINGE

Las antiguas leyendas de las cuales hay muchas versiones, nos hablan de una esfinge : Mitad león, con alas de aguila y busto de mujer, que probaba a todo aquel que por cerca pasara acerca del gran enigma : QUE ANIMAL ES AQUEL QUE EN LA MAÑANA CAMINA CON CUATRO, A MEDIO DIA CON DOS Y POR LA TARDE CON TRES PIES? Y la leyenda indica que solo un hombre como EDIPO , el que después se casara sin saberlo con su Madre, supo descifrar que el tal animal misterioso era ni más ni menos que el HOMBRE.
La simplicidad de la gente tradujo como consecuencia cómo una pregunta que raya en lo absurdo tuviera como finalidad la desintegració n de tal animal misterioso como es la ESFINGE.
La cual vencida por Edipo se desintegraba en pedazos y ya no devoró más a ningún otro al resultar vencida.
La Bendita Diosa Madre del Mundo, habita en la Sagrada Esfinge, la cual simboliza los cuatro elementos: Aire, Tierra, Agua y Fuego.
Ella prueba al Iniciado con el enigma que no se está refiriendo al HOMBRE COMÚN, sino al HOMBRE VERDADERO, a aquel que en la mañana camina con CUATRO PIES:  El aire, el fuego, el agua y la tierra. A medio día con dos:
El éter químico y el éter luminoso.  Y por la noche o al atardecer con Tres: Las tres fuerzas primarias de la naturaleza.
Cuando el HOMBRE no se logra, la MADRE LO DEVORA. Figura hermosa de aquel que cae vencido por las fuerzas de la naturaleza y se convierte en alimento de la Tierra filosofal.
Cuando el HOMBRE VERDADERO SE LOGRA Y VENCE A LA MADRE NATURA, ésta se convierte en Tierra filosofal y deja libre paso al HOMBRE VERDADERO PARA QUE SE CONVIERTA EN SUPERHOMBRE.
Indubitablemente que este es el camino Iniciático de Hércules, Zoroastro, Mahoma , Buda, Lao Tsé, Confucio, Cristo, etc.
El hombre verdadero debe nacer de entre las patas de la esfinge. Así lo dicen antiquisimas revelaciones y viejas crónicas que los alquimistas de todos los tiempos nos han querido transmitir.
El gallo ABRAXAS con cabeza de gallo, cuerpo de guerrero, patas de serpiente, es la figura del  enigma infinito del Alquimista que se convierte en Hombre verdadero venciendo su naturaleza interna.
Cada uno de nos, debe encaminarse por la dicha infinita del mezclar las sales minerales, cocer y recocer, para distinguir en la naturaleza interna lo gris de lo violáceo, lo arsenicado de lo mercurial, y del mercurio la plata y de la plata al oro.
Solo así descubrimos que los átomos nuestros provienen indiscutiblemente de los dioses: Enigmas indescifrables que yacen pacientemente en el Vientre de la Gran Madre para entregarlo al HIJO QUE NACE de entre las patas de la Muerte (la muerte del Ego) y se entrega a la Madre Diosa del Mundo y la Diosa Maga Elemental.
El Evangelio del Cristo dado en los cuatro evangelistas nos recuerdan los cuatro enigmas secundarios no dados a Hombre común y corriente, no a hombre vulgar, sino al hombre verdadero.
Cada escuela hermética ha gastado millares de estudios y ejercicios hasta lograr el triunfo final y total, para heredar esos misterios en lenguaje sencillo, en hermosas parábolas, en claves secretas encerradas en muchísimas formas extraordinarias y bellas.
Paz a todos,
Gracias a la Dra.Elena Polanco de Bonilla
IGA EL SALVADOR.
 
Anuncios